Cómo entrenar artes marciales en casa

Si no llevas estas últimas semanas viviendo en una piña debajo del mar, es posible que estés al corriente de la situación con la COVID-19. Según donde vivas, es muy posible que tengas que estar en un estado de mayor o menor confinamiento y, con casi total seguridad, tu dojo o kwon estará cerrado. Sin embargo, puedes aprovechar para entrenar en casa.

Entonces, ¿dejo de entrenar?

No necesariamente. Por supuesto, esta situación es extraña para todo el mundo, por lo que probablemente te cueste trabajo encontrar las ganas y la concentración para entrenar, o puede que tu estado de salud o el de tus personas cercanas ahora mismo esté en riesgo. En este caso, probablemente sea mejor tomarse un descanso (¡y no pasa nada por hacerlo!).

No obstante, si estás en una situación que te permite (y quieres) entrenar, tal vez te has preguntado cómo hacerlo estos días. Incluso aunque tu sifu te haya propuesto alguna alternativa (¡el mío propone videoclases por Zoom!), nada puede sustituir de manera eficaz el contacto directo y la interacción más cercana.

If you can’t go outside, go inside

Hace ¿poco? (creo que estoy perdiendo la noción del tiempo) leía esta frase en el Instagram de ¿algún profesor de wing tsun? (siento no poder incluir la referencia exacta), que interpreto como que ahora que no podemos salir fuera, tal vez sea un momento para autoconocerse.

Con esto quiero decir que, independientemente del estilo que practiques, aunque las artes marciales se enriquezcan a través de la práctica con otras personas, seguro que hay muchos aspectos que puedes entrenar y mejorar en solitario.

En mi caso, estoy estudiando siu nim tao, la primera forma de wing tsun. Su nombre en cantonés quiere decir algo así como «pequeña idea» y recoge algunos de los fundamentos del wing tsun:

  • La postura de combate básica.
  • Algunas técnicas básicas de brazos y puños.
  • La importancia del concepto de la línea central.

Además de ayudar a fortalecer las piernas (en algún momento se irán las agujetas) y fomentar la concentración. Si ahora estás estudiando alguna forma o kata, ¡es el momento para practicar mindfully y utilizarlo como ejercicio de meditación!

Algo que también puedes hacer es practicar esas técnicas que son tan importantes y que nunca tienes tiempo para dedicarle por separado en una clase grupal.
Yo estoy aprovechando para practicar desplazamientos y secuencias de puñetazos, por ejemplo.

Ponte una rutina

Tal vez no sea tu caso, pero creo que es poco realista pensar que vas a entrenar exactamente el mismo tiempo o con la misma intensidad con la que lo haces en el kwon.

Ponte metas realistas. ¿Una vez, dos veces a la semana? ¿Media hora en vez de dos? No pasa nada, lo importante es mantener el hábito (¡hay que entrenar esa memoria muscular!) y hacer lo que tenga sentido dentro de tus posibilidades.

Por ejemplo, yo intento practicar siu nim tao varias veces a la semana (un poco aleatorio, la verdad), pero al menos dos días a la semana me planteo un entrenamiento un poco (pero no mucho) más serio. En mi caso:

  • 15 min de practicar siu nim tao. No solo lo practico y ya está, sino que intento ser plenamente consciente de lo que hago. ¿Empiezo bien durante la apertura? ¿Estoy protegiendo la línea central en todo momento? ¿Mi postura es la correcta o me voy torciendo? ¿Estoy relajada? Creo que es un buen momento para pulir todas esas cosas que normalmente nos corrige nuestro sifu. Además, puedes grabarte y tratar de encontrar esas partes que crees que haces bien y estas que (todavía) no tanto.
  • 15 min de puñetazos. Viniendo del karate, los puñetazos del wing tsun siempre me han resultado un poco difíciles… que si tu puño tiene que tener una pequeña abertura «como para que quepa un pajarillo», que si tienen que salir del codo, que si no puedes retirar un puño hasta que llega el siguiente… en fin, parece que están llenos de instrucciones y parece que siempre pienso demasiado. Como obviamente en casa no tengo un muñeco de madera (ni casi nada, en general), hago lo siguiente: me pongo unos guantes de MMA y practico poniendo una hoja de papel en la pared (es decir, no solo practico contra la pared). Mi práctica consiste en intentar golpear de manera relajada siempre en el mismo punto y evitar que la hoja de papel se caiga o se mueva. Cuando llevo unos cuantos golpes consiguiéndolo, juego a subir la velocidad. Si no tienes guantes, tal vez puedas sustituir la hoja de papel por un cojín.
  • 15 min de desplazamientos. En muchas artes marciales, el wing tsun entre ellas, los desplazamientos son clave. Controlar bien la distribución de peso, la posición de las piernas, la posición del torso (o línea central, o hara o lo que corresponda)… Trato de dedicar un tiempo a eso y a veces monto un sofisticado sistema (no) consistente en poner un foam roller en una silla a modo de muñeco de madera cutre. O sea, intento imitar que el foam roller es una pierna (?!), por lo que lo dejo en contacto con uno de mis muslos y a partir de ahí hago los ejercicios de desplazamiento (¿por qué añadir fotos pudiendo ofrecer una explicación creepy?).

Lávate las manos

Por desgracia, en el mundo de las artes marciales veo que abunda mucho gurú un poco magufo tratando de vender soluciones de dudoso rigor científico para situaciones desesperadas. Que yo sepa, me temo que de momento ni el chi ni no sé qué frecuencias son capaces de hacer nada frente el virus de la COVID-19 ni frente a muchas otras cosas.

Por eso, independientemente de que puedas entrenar o no estos días, tal vez lo mejor que puedas hacer sea:

  • Hacer caso a las autoridades sanitarias de tu país o región.
  • No contribuir fomentando bulos o información falsa.
  • En la medida de tus posibilidades, tratar de salir de casa lo mínimo posible.
  • Lavarte las manos, lavártelas a menudo y lavártelas bien.

Hagas lo que hagas, ¡mucho ánimo con la situación!

¿Quieres aprender más sobre artes marciales?

Suscríbete a Cuadernos del Dojo y recibe toda la información directamente en tu bandeja de entrada.

* campos requeridos

1 thought on “Cómo entrenar artes marciales en casa

  1. A titulo personal entrenar un arte marcial no debería de ser solo entrenar ese arte marcial. Salir a correr suele ser beneficioso, estirar muy necesario y olvidado, en mi caso el yoga es un complemento indispensable para el Wing Chun… 🙂

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: